“ No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor, le dijo el ángel. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.”
Lucas 1:30-33
María la Guardiana
Ocupación
MADRE, SIERVA DE DIOS
María la Guardiana
Era
HECHOS DE LOS APÓSTOLES
María la Guardiana
NIVEL
NIVEL 60
ESTRATEGIA
Lee los cuatro evangelios y el primer capítulo de Hechos.
María la Guardiana
Ocupación
MADRE, SIERVA DE DIOS
María la Guardiana
Era
HECHOS DE LOS APÓSTOLES
María la Guardiana
NIVEL
NIVEL 60
ESTRATEGIA
Lee los cuatro evangelios y el primer capítulo de Hechos.
Historia
PARTE 1 de 4

Misión especial

Como joven virgen que nunca se había casado, María vivía en un pueblo rústico llamado Nazaret. No era un lugar prestigioso. De hecho, había un dicho en aquella época que resumía el sentimiento popular hacia la ciudad: "¿De Nazaret puede salir algo bueno?".

María fue abordada por el ángel Gabriel, que le dijo que sería la madre del Mesías prometido. Se le concedería el privilegio anhelado por toda mujer judía durante generaciones. Pero había una trampa: no concebiría de la manera normal. Lo que Gabriel estaba describiendo sonaba imposible. No sólo eso, sonaba escandaloso. Ella iba a quedar embarazada sin estar casada. Concebiría gracias al Espíritu Santo.

Aunque primero María y luego su prometido, José, fueron obedientes a Dios y siguieron su voluntad, no debió de ser fácil. Tuvieron que vivir con el hecho de que los que les rodeaban probablemente nunca creerían sus historias sobre por qué María estaba embarazada antes de casarse.

PARTE 2 de 4

En el camino

María y José se casaron y luego tuvieron que viajar a Belén, la ciudad natal de José, para ser inscritos en un censo romano. Cuando llegaron, la ciudad estaba llena de visitantes y no había alojamiento disponible. María estaba muy embarazada y ni siquiera había una habitación cómoda para el parto. Tuvo que dar a luz en un cobertizo muy insalubre y maloliente destinado a los animales.

Como mujer judía galilea del primer siglo que no procedía de una familia privilegiada, María no llevaba una vida de lujo. Pero dar a luz en estas condiciones debió de ser una experiencia extrema. Debió de poner a prueba la fe de esta joven e increíblemente fiel heroína de la Biblia.

Sabemos por las Escrituras que los pastores visitaron a María, José y el Niño Jesús. Más tarde recibieron la visita de unos magos que venían de Oriente con regalos. Aunque esto debió animar a María, el siguiente giro argumental en la vida de su pequeña familia fue francamente cinematográfico.

El rey Herodes fue alertado del nacimiento de Jesús por los Magos que le habían visitado, preguntando por el paradero del niño. "Id y buscad cuidadosamente al niño. En cuanto lo encontréis, informadme, para que yo también vaya a adorarlo", dijo el soberano a los magos.

Por supuesto, Herodes no tenía ninguna intención de adorar al niño, al que veía como un rival para su trono. Un ángel advirtió a los Magos que no volvieran a Herodes, quien, dándose cuenta de que había sido superado, ordenó matar a todos los niños de la región. María y José tuvieron que huir con Jesús a Egipto hasta que Herodes falleció.

PARTE 3 de 4

Madre preocupada

María educó bien a Jesús. Después de salir de Egipto, la familia se estableció en Nazaret.

Se nos dice que Jesús "crecía en sabiduría y gracia" ante Dios y los hombres. María hizo su parte en criar a Jesús para que fuera un joven apreciado y respetable mientras se preparaba para su ministerio público.

María no siempre entendió lo que su Hijo estaba llamado a hacer. Se enfadó con Jesús cuando ella y José le perdieron la pista a la vuelta de un viaje de Pascua a Jerusalén, cuando él tenía 12 años.

Después de buscarlo frenéticamente, ella y José lo encontraron en Jerusalén con los maestros de la ley en el templo. Sobrecogida por la emoción, María interrogó a su hijo, preguntándole por qué había desaparecido de ella y de José.

María preguntó a Jesús: "Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te hemos estado buscando ansiosamente".

Incluso a una edad temprana, vislumbramos el sentido de misión de Jesús en su respuesta a María:

"¿Por qué me buscaban?" preguntó Jesús. "¿No sabías que tenía que estar en la casa de mi Padre?".

La Biblia dice que María y José "no entendían lo que les decía".

PARTE 4 de 4

Apoyando a Jesús incondicionalmente

A pesar de no comprender siempre a su Hijo, no había duda del amor que María sentía por Jesús. Y el amor de Jesús por su madre era clarísimo.

El primer milagro que hizo Jesús fue convertir el agua en vino de uva en una boda. Lo hizo porque su madre acudió a él pidiéndole que le ayudara a evitar el desastre de que se acabara el vino en la boda.

Hacia el final de su ministerio, María experimentó una tristeza aplastante cuando su Hijo cambió el mundo y, sin embargo, fue ejecutado. Pero incluso entonces, Jesús se acordó de su madre. Desde la cruz, sintió el dolor de María y se dirigió a su discípulo Juan.

"Mujer, aquí tienes a tu hijo", dijo Jesús a María.

"Aquí tienes a tu madre", dijo Jesús a Juan, confiando su cuidado a su fiel discípulo.

La resurrección de su Hijo dio a María y a los demás seguidores de Jesús la esperanza y la fuerza para compartir su Evangelio.

Ahora que conoces la historia de María, pon a prueba tus conocimientos sobre ella jugando al juego. Puedes aprender más sobre María leyendo Mateo 1 y 2, Lucas 1 y 2, Juan 2 y 19.

Haga clic aquí para descargar el juego.