"Noé era un hombre justo y honrado entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios."
Génesis 6:9
Ocupación
Constructor de Embarcaciones, Marinero
Era
Patriarcas y Profetas
NIVEL
NIVEL 7
ESTRATEGIA
Descubre más acerca de él leyendo Génesis 6-9.
Ocupación
Constructor de Embarcaciones, Marinero
Era
Patriarcas y Profetas
NIVEL
NIVEL 7
ESTRATEGIA
Descubre más acerca de él leyendo Génesis 6-9.
Historia
PARTE 1 DE 8

TIEMPOS DIFÍCILES

La generación de Noé era perversa. Diez generaciones habían pasado desde Adán y la población parecía haberse olvidado por completo acerca de Dios. La sociedad era totalmente corrupta y la violencia lo impregnaba todo. Las cosas estaban tan mal, que Dios decidió destruir la tierra con un diluvio.

Sería un error pensar que las personas que vivían en los días de Noé eran primitivas. Estaban cerca de la perfección de los primeros seres humanos, Adán y Eva. Tenían un potencial ilimitado y eran muy avanzados, pero, desafortunadamente, usaron sus talentos solo para el mal.

La gente del tiempo de Noé estaba absorta en sí misma y obsesionada con el placer. Se habían olvidado por completo de donde provenían sus talentos. ¿Ves algún paralelismo con la sociedad de hoy?

Al enviar el diluvio, Dios no estaba siendo petulante ni actuando de una manera precipitada. Dios ama a los seres humanos, pero no puede tolerar el pecado. El mundo todavía era relativamente joven, pero necesitaba ser purificado.

PARTE 2 DE 8

EL LLAMADOL

Aunque había llegado la hora de purificar al planeta tierra, todavía había un pequeño grupo de personas que permanecían fieles a Dios. Noé era un buen hombre que caminaba con Dios. De acuerdo con la Biblia, el vivió de una manera "justa."

Noé y su familia fueron escogidos para advertir a la gente del diluvio inminente. Dios instruyó a Noé a construir un gran barco, llamado arca, para que se mantuvieran a salvo ellos y los animales de cada especie. Este fue un acto de misericordia por parte de Dios, reconociendo que todavía algunas personas seguían su liderazgo, sin importar cuáles fueran las presiones culturales.

Conforme a su fe, Noé aceptó el llamado de Dios. Decidió seguir a Dios, sin importar cuán extraña o intimidante fuera su petición.

PARTE 3 DE 8

CONSTRUCCIÓN - historia de noe

La construcción del arca demandó muchísima fe. Para empezar, seria una estructura enorme, quinientos diez pies de largo por cincuenta pies de alto, construida enteramente de madera de gofer, un tipo de ciprés que no se pudre fácilmente.

Esto significa que el arca tenía la longitud de un campo de fútbol y medio, y la altura de un edificio de cuatro pisos. El arca tenía una impresionante capacidad de almacenamiento. Podría contener el equivalente a cuatrocientos cincuenta camiones grandes. Algunas personas han estimado que el arca podría alojar tanto como ciento veinte mil ovejas.

Noé y su familia, junto con la mano de obra contratada, construyeron el arca minuciosamente, a pesar de la tonelada de burlas y críticas que recibieron. Les llevaría más de cien años de trabajo, usando solo las herramientas primitivas de la época. Era un trabajo que requería una visión y confianza enormes.

PARTE 4 DE 8

ADVERTENCIA DE UN DILUVIO ÉPICO

Los contemporáneos de Noé no creyeron sus advertencias acerca del diluvio. Para ellos, él era un predicador lunático que trabajaba en un proyecto de construcción desquiciado. Predicó durante ciento veinte años, pero las sinceras advertencias de Noé cayeron en oídos sordos.

Nadie eligió dejar sus caminos y volverse a Dios, a pesar de las suplicas de Noé diciéndoles que sus vidas dependían de esto. Lo que es peor, la gente se burló de Noé, ridiculizaron sin piedad al anciano que estaba construyendo un bote gigante en tierra firme.

Las personas continuaron sus vidas como de costumbre: comiendo, bebiendo y casándose. Simplemente no creían que hubiese ninguna razón para pensar que esta buena vida se acabaría. Lo que Noé predicaba les sonaba ridículo. No habían precedentes de un diluvio universal y la mera sugerencia de esto sonaba loco.

La gente ignoró a Noé pero, a medida que se acercaba el tiempo del diluvio previsto, animales de todas las especies en la tierra comenzaron a entrar en el arca. Aún así, las masas eran inconmovibles. No iban a ninguna parte. Este fue uno de los peores ejemplos de la mentalidad de manada.

PARTE 5 DE 8

DEMASIADO TARDE

Noé tenía seiscientos años cuando finalmente llegó el diluvio predicho. Cuando la puerta del arca se cerró, ya era demasiado tarde. La risa burlona todavía sonaba en sus labios, pero cuando la lluvia comenzó a caer con fuerza, la gente entró en pánico. La puerta estaba cerrada, y ya no podían cambiarlo.

La lluvia cayó y las aguas de inundación subieron y llenaron la tierra. El arca se movió y comenzó a flotar. Noé no estaba dirigiendo la embarcación, pero Dios estaba claramente al timón.

Las únicas personas que se salvaron fueron Noé y su esposa, sus tres hijos y sus esposas. Es interesante notar que ni siquiera los carpinteros que ayudaron a Noé a construir el arca fueron convertidos y se sumaron a él.

PARTE 6 DE 8

CLAUSTROFOBIA

La lluvia cayó durante cuarenta días y cuarenta noches. El arca flotaba sobre el agua manteniendo a Noé, su familia y todos los animales a salvo. Afortunadamente, había mucho para mantener a la familia ocupada con un arca llena de animales. Dios le había dicho a Noé cuánta comida debía almacenar para los animales, y así comenzó su trabajo alimentando a un zoológico flotante.

El agua subió y cubrió la tierra durante ciento cincuenta días. Entonces el arca descansó sobre el monte Ararat. El primer día del décimo mes desde que comenzó el diluvio, Noé y su familia pudieron ver las cimas de las montañas. Cuarenta días después de eso, Noé comenzó a enviar aves desde el arca para descubrir si había tierra seca. En primer lugar, envió un cuervo pero no tuvo suerte. Hizo lo mismo con una paloma, que tampoco encontró nada. Noé entonces esperó siete días antes de enviar una paloma nuevamente. Esta vez, ella regresó con una hoja de olivo fresca. ¡La larga espera estaba llegando a su fin!

En total, Noé y su familia estuvieron en el arca durante un año entero. Era hora de dejar la seguridad del arca y comenzar de nuevo en un mundo nuevo.

PARTE 7 DE 8

ARCO IRIS

Noé y su familia habían sobrevivido a una destrucción universal literal. Dios estaba construyendo un nuevo mundo con un pequeño grupo de personas que le eran fieles.

Como señal de que ya no destruiría la tierra con un diluvio, Dios puso un arco iris en el cielo. Desde ese día en adelante, el arco iris simbolizaría la promesa de Dios. Era una señal del pacto entre Dios y la humanidad.

Dios le dijo a Noé que cada vez que viera el arco iris sería un recordatorio de su promesa. Dios incluso dijo que el arco iris sería un recordatorio para sí mismo de que había entrado en este pacto. Esto no significa que Dios sea olvidadizo, pero muestra cuán seriamente toma esta promesa. El arco iris es una señal permanente de la fidelidad y la protección de Dios.

PARTE 8 DE 8

SECUELAS

La vida no fue perfecta después del diluvio. En un triste incidente después de la diluvio, Cam, uno de los hijos de Noé, vio a su padre dormido y desnudo.

En una gran falta de respeto, considerando la cultura de la época, Cam no solo vio la desnudez de su padre, sino que también se lo contó a sus hermanos. Entonces, Sem y Jafet entraron a la tienda de su padre de espaldas, para evitar verlo desnudo, y lo cubrieron.

Cuando Noé despertó, maldijo a los descendientes de Cam, maldiciendo al hijo de Cam, Canaán, y a sus descendientes. Luego él bendijo a Sem y a Jafet. Este héroe bíblico murió a la longeva edad de novecientos cincuenta años. El literalmente ayudó a salvar a la raza humana.

Para saber más acerca de Noé lee Génesis 6-9 en la Biblia.